Los ajos aumentan su precio un 758% en el trayecto del campo a la mesa

Precios de los alimentos en España

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha dado a conocer los datos relativos al IPOD (Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos) correspondientes al pasado mes de marzo. Recordemos que estos datos corresponden al precio medio de venta de algunos alimentos básicos en el campo, y su precio medio de venta en el mercado, la diferencia muestra cuánto se encarecen estos productos en su trayectoria del campo a la mesa.

El IPOD general vuelve a bajar y se establece en un 4’27%, por lo que ya son tres meses consecutivos de bajada, sin embargo, se puede decir que es una reducción poco significativa que refleja los abusos que existen en la cadena agroalimentaria, ya que como se puede comprobar en el gráfico, el sobrecoste de algunos alimentos en el mercado es exagerado y se puede considerar especulativo. La diferencia más significativa en esta ocasión la encontramos en los ajos, que aumentan su precio un 758% en el trayecto del campo a la mesa.

En origen, el precio medio del kilo de ajos se estableció en 0’69 euros (el mismo precio que en el mes anterior), y en el mercado, el precio medio se situó en 5’92 euros por kilo, incrementándose en tres céntimos el precio respecto al mes de febrero. Estos datos muestran que los consumidores hemos pagado 8’58 veces el valor de los ajos en el campo, por lo que se puede decir que los intermediarios han aplicado un margen de beneficios abusivo y especulativo. De todos modos y como ya hemos comentado en otras ocasiones, el ajo es un producto que siempre supera la barrera imaginaria del 500% de diferencia.

En segundo lugar encontramos las naranjas, que alcanzaron una diferencia porcentual origen/destino del 711%. En el campo, el precio medio de cotización por kilo de esta fruta fue de 0’18 euros (2 céntimos más que en el mes anterior), y en el mercado, el precio medio se estableció en 1’46 euros por kilo (10 céntimos menos que en febrero). Respecto a meses anteriores, se ha mejorado el precio en el campo y en el mercado, a pesar de ello la diferencia sigue siendo muy elevada, ya que los consumidores hemos pagado 8’11 veces el valor de las naranjas en el campo.

Las patatas se clasifican en tercer lugar en este ranking de las diferencias de precio especulativas, con una diferencia porcentual origen/destino del 693%. En origen, el precio por kilo de patatas se estableció en 0’15 euros (un céntimo menos que en febrero), y en el mercado, el precio medio fue de 1’19 euros por kilo, lo que supone un aumento de cuatro céntimos respecto al precio en febrero. Los datos reflejan que en la trayectoria del campo a la mesa las patatas multiplicaron su precio por 7’93, otro ejemplo más de abuso de los intermediarios.

Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos

En cuarta posición, con una diferencia porcentual origen/destino del 671% se colocan los limones. En origen, el kilo de limones se cotizó a una media de 0’28’euros, lo que supone un aumento de cinco céntimos respecto a los datos del mes de febrero, y en el mercado, el precio medio de venta se incrementó ligeramente (dos céntimos) situándose en 2’16 euros por kilo de esta fruta. Según estos datos, los consumidores hemos pagado 7’71 veces el valor de los limones en el campo, sin duda, otro ejemplo más de especulación con el precio de los alimentos.

El quinto lugar es para las berenjenas con una diferencia porcentual origen/destino del 576%, hay que decir que en el mes de febrero esa diferencia se estableció en un 241%, lo que nos da una idea del incremento que se ha producido. En el campo el precio medio ha caído en picado, pasando de 0’83 a 0’29 euros por kilo, y esa bajada de precio se ha trasladado al consumidor, que ha pasado de pagar 2’83 a 1’96 euros por kilo de berenjenas. A pesar de estos datos, el margen aplicado por los intermediarios es elevado, de hecho, los consumidores hemos pagado 6’76 veces su valor en el campo.

En sexta posición aparecen las manzanas con una diferencia porcentual origen/destino del 534%. En origen, el kilo de manzanas se cotizó a una media de 0’38 euros, lo que supone una bajada de dos céntimos respecto al mes de febrero, y el precio medio de venta en el mercado se estableció en 2’41 euros (una subida de un céntimo sobre el precio de febrero). Los datos reflejan que en la trayectoria del campo a la mesa, el precio de las manzanas se multiplicó por 6’34, diferencia que probablemente aumentará en los próximos meses.

Las cebollas aparecen en el IPOD en séptima posición con una diferencia porcentual origen/destino del 530%, dato similar al del mes de febrero. En el campo, el kilo de cebollas se cotizó a una media de 0’23 euros, lo que supone un aumento de cuatro céntimos, mientras en el mercado, el precio medio se estableció en 1’45 euros por kilo, lo que supone un aumento de 0’25 euros. Los datos muestran que hemos pagado 6’30 veces el valor de las cebollas en el campo, y que la mejora de la cotización en origen se ha trasladado con creces a los mercados.

Finalmente aparecen las mandarinas como último producto destacado en el IPOD por superar la barrera imaginaria del 500%, con una diferencia porcentual origen/destino establecida en un 525%. En origen, los citricultores percibieron 0’44 euros por kilo de mandarinas, lo que supone una ligera mejora de 3 céntimos. En el mercado, los consumidores pagamos una media de 2’75 euros por kilo, manteniéndose el precio del mes anterior por lo que en la trayectoria del campo a la mesa las mandarinas multiplicaron su precio base por 6’25.

Probablemente en los próximos indicadores veremos aumentar las diferencias, hay varios problemas que propician esta situación que sirven de excusa a los intermediarios para inflar los precios mucho más de lo habitual. A través de la página oficial de COAG podréis conocer más detalles sobre el Índice de Precios en Origen y Destino de los Alimentos de marzo de 2022.

Foto | Kjokkenutstyr Net

Reference-gastronomiaycia.republica.com

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.