Cómo hacer mayonesa de ajo negro baja en grasas, una receta de salsa ligera para sorprender

Mayonesa de ajo negro baja en grasas

La idea de que las salsas se deben consumir con mucha moderación está cambiando, especialmente si se habla de aderezos que en su versión tradicional tienen mucha grasa y, por ello, una pequeña cantidad aporta muchas calorías. No es que haya que estar contando calorías en cada comida, pero tampoco se puede abusar cada día de salsas como la mayonesa, donde el ingrediente principal es aceite, que tiene unas 900 kcal/por 100 ml.

Ya hace bastante tiempo que os enseñamos a preparar salsas bajas en grasas y con un sabor muy parecido a la versión original, como la mahonesa tradicional, la salsa rosa, el alioli, con ajo y perejil… Hoy os traemos otra propuesta para quienes quieran sorprender a sus comensales con una mayonesa o ajonesa con un toque de sabor y color distintivo, el que proporciona el ajo negro. A continuación podéis ver cómo hacer mayonesa de ajo negro baja en grasas, una receta de salsa ligera para sorprender a vuestros comensales.

Seguramente habéis visto este tipo de salsas en el supermercado, pero lo mejor es que la hagáis en casa, además, con esta versión que no lleva huevo crudo y se incorpora muy poco aceite (un buen aceite de oliva virgen extra), podrán disfrutarla más personas y las que necesitan mucha salsa en sus platos no tendrán tanta limitación en la cantidad. Tomad nota de la receta escrita y no os perdáis el vídeo que hemos preparado para acompañar nuestra receta de mayonesa de ajo negro light, contadnos si os gusta (está grabado con móvil) y si os resulta ameno y didáctico.

Mayonesa de ajo negro baja en grasas

Ingredientes

  • 1 huevo L
  • 100 gramos de queso tipo Burgos
  • 20-30 gramos de agua
  • 8-10 dientes de ajo negro
  • una pizca de sal negra del Himalaya
  • 2 c/s de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo (opcional).

Elaboración

Cuece el huevo como haces normalmente el huevo duro, en abundante agua y unos 8-10 minutos desde que empieza a hervir. También puedes hacer huevos duros en la freidora de aire como explicamos en este post.

Una vez que el huevo está cocido, puedes enfriarlo rápidamente en un baño maría inverso o poniéndolo bajo el chorro de agua fría. Pélalo y ponlo en el vaso de la batidora. Añade el queso fresco de Burgos, el agua, los dientes de ajo negro y la sal, si no tienes negra del Himalaya, puedes poner sal marina.

Añade el aceite de oliva virgen extra, puedes poner un poco más si te gusta que se note su sabor, a continuación, tritura hasta conseguir una salsa fina y homogénea, con la densidad de una mayonesa.

Si deseas aportar el sabor del ajo como en una ajonesa o mahonesa de ajo, añádelo a la vez que los ajos negros, para después triturar. Prueba por si quieres rectificar de sal o si quieres añadir un chorrito de limón.

Acabado y presentación

Vierte la mayonesa light de ajo negro en un tarro que cierre bien y etiquétalo con el contenido y la fecha de elaboración. Guárdala en el frigorífico, estará lista para salsear lo que desees. La conservación aproximada es de una semana.

¡A disfrutar, buen provecho!

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Reference-gastronomiaycia.republica.com

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.